Aristóteles y el Padre Simeón de la Jara de Perú – Mario Vargas Llosa

http://hippiesmetorthodoxy.wordpress.com

http://romancatholicsmetorthodoxy.wordpress.com

http://latinamericaofmyheart.wordpress.com

HIPPIES MET ORTHODOXY

ROMAN CATHOLICS MET ORTHODOXY

LATIN AMERICA OF MY HEART

Aristóteles y el Padre Simeón de la Jara de Perú

La aldea de Ouranoupolis, en el norte de Grecia, está cerca de las ruinas de Stagira, donde nació Aristóteles y, además, es el puerto obligado para quienes peregrinan al vecino Monte Athos, centro espiritual de la Ortodoxia. El hotel donde me alojo lleva el nombre del filósofo que fue preceptor de Alejandro y el encuentro al que asisto se titula: «La tragedia, entonces y ahora: de Aristóteles al tercer milenio». Nada más bajar del autobús que me trajo desde Salónica, zangoloteando entre olivares, cipreses y enjambres de turistas alemanes, me presentan al pope que me había propuesto conocer aunque fuera filtrándome de contrabando en la montaña sagrada de las iglesias orientales: el Padre Simeón.

Mario Vargas Llosa

Me habló de él hace un par de noches, en Atenas, mi amigo Stavros, mientras cenábamos en una terraza impregnada de aromas, bajo un cielo lleno de estrellas parpadeantes: «Si vas al Monte Athos, tienes que conocerlo. Es un monje-sacerdote, ermitaño, pintor, poeta, místico, reverenciado en toda Grecia, una de las figuras más destacadas de la Iglesia Ortodoxa. Y, cáete de espaldas, el Padre Simeón no es griego sino peruano». Desde entonces, este Sigue leyendo “Aristóteles y el Padre Simeón de la Jara de Perú – Mario Vargas Llosa”

Anuncios

Catecismo Ortodoxo: San Paisio de Grecia (+1994)

http://ex2x2lettersfromgreece.wordpress.com

EX 2X2 LETTERS FROM GREECE

http://catecismoortodoxo.blogspot.ca/search/label/San%20Paisio

Catecismo Ortodoxo: San Paisio de Grecia (+1994)

San Paisios de Monte Athos, Grecia (+1994)

http://latinamericaofmyheart.wordpress.com

LATIN AMERICA OF MY HEART

San Paisios de Monte Athos, Grecia (+1994)

http://americaofmyheart.wordpress.com

AMERICA OF MY HEART

Arsenios Eznepidis o más conocido como Paisios de Monte Athos (Farasa, Capadocia, 25 de julio de 1924 – Monte Athos, 12 de julio de 1994), fue un monje ortodoxo griego, conocido por sus obras de carácter escatólicas, incluído en la lista de los santos de la Iglesia ortodoxa el 13 de enero de 2015.

Biografía

Origen y formación

Arsenios Eznepidis nació en Farasa, una pequeña población de Capadocia (hoy Turquía), en Asia Menor, el 25 de julio de 1924. Era hijo de Bautista, quien fue alcalde de Farasa, y de Evlampia. El 7 de agosto de 1924, fue bautizado por Arsenio de Capadocia, también venerado como santo por la Iglesia ortodoxa y de quien recibió su nombre de pila.

Aún siendo un niño de brazos, la familia de Arsenio, junto con todo el pueblo, dejaron Turquía y emigraron hacia Grecia, se establecieron primero en la isla de Corfú, donde murió el párroco Arsenio, luego se trasladaron a Igoumentista y finalmente a Kontitsa, de esa manera recibió sus estudios primarios y ya mayor trabajó como carpintero. Durante la guerra civil en Grecia, Arsenios sirvió como operador de radio entre 1945 y 1949.

Monacato

Después de haber completado su servicio militar, en 1949 ingresó al Monte Athos, pero por cuestiones familiares debió retirarse el mismo año. Al año siguiente regresó a la vida monástica, primero al monasterio de Koutloumoussiou y luego al monasterio de Esphigmenou. En este último recibió la tonsura el 27 de marzo de 1954 recibiendo el nombre de Averkios. Ese mismo año abandonó el monasterio de Esphigmenou para trasladarse al de Filotheou, donde un tío suyo se encontraba como monje. Fue aquí donde recibió el nombre de Paisios.

Entre 1958 y 1962, Paisios estuvo en su pueblo natal en Turquía, tratando de proteger a la población de la avanzada de movimientos proselitistas. Al final de este período se trasladó al monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí, donde pernoctó por dos años, hasta su regreso al Monte Athos.

En 1964 Paisios regresó al Monte Athos, portando consigo las reliquias de san Arsenios de Capadocia, las cuales depositó en el monasterio de San Juan el teólogo de Sorouti. El 11 de enero de 1966 recibió el Gran Esquema Angélico, en el monasterio de Stavronikita, una especie de grado dentro del monacato griego, concedido a los monjes que se cree han adquirido un alto nivel espiritual. Ese mismo año fue operado de los pulmones, de los cuales le extrajeron una parte. Debiendo guardar reposo, se quedó en el monasterio de San Juan Evangelista de Sorousi.

En 1967 regresa a Monte Athos, esta vez al Monasterio de Koutloumoussiou, donde adquirirá gran fama en el mundo ortodoxo. Vendrán muchos peregrinos de todas partes, especialmente monjes, a pedirle consejos y ser guiados por él.

Hacia 1993, por cuestiones de salud, tuvo que abandonar Monte Athos y regresar al monasterio de Sorouti. Allí murió el 12 de julio de 1994, desde entonces son muchos los peregrinos que llegan al lugar para venerar al monje que murió con fama de santidad.

Glorificación

El Santo Sínodo del Patriarcado Ecuménico incluyó la memoria de san Paisios de Monte Athos, en la lista de los santos de la Iglesia ortodoxa, el 13 de enero de 2015.1 Cuatro días después se llevó a cabo una multitudinaria celebración en el monasterios de San Juan Evangelista de Sorouti, donde se hayan sus reliquias, a la cual asistieron principales jerarcas de la Iglesia ortodoxa, entre ellos el abad del monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí.

El 25 de enero del mismo año, se consagró la primera iglesia a nombre de San Paisios de Monte Athos en la ciudad de Limasol en Chipre.

Obras

De los escritos de Paisios de Monte Athos, se han editado cuatro libros, escritos originalmente en griego y con sus respectivas traducciones al inglés y al ruso.

Fuente:

Wikipedia

Ateísmo – San Nektario de Egina, Grecia (+1920)

http://atheistsmetorthodoxy.wordpress.com

ATHEISTS MET ORTHODOXY

Ateísmo

Por San Nektario de Egina, Grecia (+1920)

Fuente:

https://cristoesortodoxo.com

CRISTO ES ORTODOX

El ateísmo es una terrible enfermedad del alma que es difícil de curar. El ateísmo es una pasión que oprime severamente al que atrapa.

El ateísmo niega la existencia de Dios. Niega que exista un Creador divino del universo. Niega la providencia de Dios, su sabiduría, su bondad y, en general, sus cualidades divinas. El ateísmo enseña una falsedad a sus seguidores e ingenia falsas teorías sobre la creación del universo. Profesa, como la pitia en su trípode [1], que la creación es un resultado del azar, que es perpetuado y preservado sin propósito, por las interacciones del azar, que su esplendor se llevó a cabo espontáneamente a través del tiempo, y que la armonía, la gracia y la belleza testificada en la naturaleza son atributos de las leyes naturales. El ateísmo le quita a Dios, a quien se ha negado, sus características divinas y, a cambio, se las confiere, así como su poder creador, a la materia inerte y débil. El ateísmo proclama libremente que la materia es la causa de todas las cosas, y deifica la materia con el fin de negar la existencia de un Ser superior, un Espíritu que cuida y sostiene todas las cosas.

A causa de la incredulidad, la materia se convierte en la única entidad real, y el espíritu se hace inexistente. Para el ateísmo, el espíritu y el alma son invenciones egoístas del hombre, inventadas para satisfacer su vanagloria. El ateísmo niega la naturaleza espiritual del hombre. Se hace descender al hombre desde la altura donde ha sido colocado por el poder del Creador y de la gracia, y lo reduce al rango de los animales irracionales, a los que acepta como ancestros y su distinguido y noble linaje. El ateísmo hace todo esto para dar testimonio a las palabras del salmo: “Pero el hombre en auge no comprende; desaparece como los brutos” (Salmos 48:21)

El ateísmo elimina la fe, la esperanza, y el amor del mundo, estas fuentes vivificadoras de la verdadera felicidad del hombre, expulsa la justicia de Dios del mundo, y niega la existencia de la providencia y el auxilio de Dios.

El ateísmo acepta las leyes que existen en la naturaleza, y sin embargo niega al que ha otorgado esas leyes. Busca conducir al hombre a una felicidad imaginaria; sin embargo, lo abandona y desampara en medio de la nada, en el valle del lamento, estéril a todos los beneficios celestiales, vacío de consuelo de lo alto, carente de fuerza espiritual, despojado del poder de las virtudes morales y sin las únicas disposiciones indispensables sobre la tierra: la fe, la esperanza y el amor.

El ateísmo condena al pobre hombre a la perdición y lo abandona como una presa en medio de las dificultades. Tras haber eliminado el amor en el hombre, el ateísmo consecuentemente lo priva del amor a los demás, y lo aísla de la familia, los parientes y amigos. El ateísmo desplaza cualquier esperanza de un futuro mejor y lo reemplaza por la desesperación.

¡El ateísmo es horrible! ¡Es la peor de todas las enfermedades espirituales!

* * *

[1] Este trípode era un altar de bronce que había en el templo de Delfos, en la antigua Grecia, en el cual, la sacerdotisa de Apolo llamada pitia se sentaba a profetizar sus oráculos.

Traducido por P.A.B